domingo, 30 de septiembre de 2012

Trastornos del aprendizaje


Trastornos de lectura

La dislexia común se caracteriza por una adquisición lenta de las habilidades lectoras. Dicha adquisición retrasada se explica en la velocidad lenta, en una pobre compresión de lo leído, en las omisiones de palabras al leer, la distorsión de las palabras por no saber leer y por no comprender lo que dice y que no están acordes a lo esperado para el común de niños de la misma edad o CI.

Tabla 1: Criterios diagnósticos del Trastorno de la lectura (DSM-IV-TR)

El trastorno de la lectura es una incapacidad neuropsicológica específica que se observa incluso en la presencia de una inteligencia normal, una educación, una motivación y un control emocional apropiados. El trastorno de la lectura es diferente de la simple lentitud en los aprendizajes.

En general, la habilidad lectora está correlacionada con el CI, especialmente la codificación verbal y la secuenciación. Una adquisición general lenta de la lectura o un trastorno específico de la lectura pueden ser resultado de problemas que afecten cualquiera de estas funciones. La dificultad en la lectura puede ser el resultado de un retraso mental, una lesión cerebral, una perturbación psiquiátrica (especialmente influencias sobre la atención y la ansiedad), déficit sensoriales, carencias culturales y escolarización inadecuada (Kaplan y Sadock, 1999).

Descripción clínica

Normalmente todos los individuos con un trastorno de la lectura presentan problemas de ortografía, que pueden ser más graves, o durar más, que el problema de la lectura. Aproximadamente el 80% presentan otros déficit verbales demostrables.

Algunos tienen lesiones o síntomas de lesión en el hemisferio no dominante. Son bastante frecuentes las dificultades de atención, incluso para tareas que no están relacionadas con la escritura y el lenguaje. Aproximadamente una cuarta parte muestran trastornos de conducta, que empiezan normalmente antes de la adolescencia o incluso antes de los años escolares. Aproximadamente un tercio de los niños con trastorno disocial presentan trastorno del desarrollo de la lectura.

Etiología

En la aparición del trastorno de la lectura parece ser que actúan algunas variables como bajo peso al nacer, accidentes prenatales y perinatales, trastornos neurológicos manifiestos, y anomalías en el EEG. Los numerosos factores neurológicos, psicológicos, de atención, conductuales y culturales se entienden mejor como correlaciones o factores de riesgo, que como causas. Por tanto, ello implica que la corrección de cualquiera de este déficit puede contribuir solo marginalmente a remediar de forma general el trastorno de la lectura, y perder la oportunidad de maximizar las fuerzas potencialmente anormales y talentos especiales de estos individuos.

Trastornos del cálculo

La capacidad para hacer cálculos matemáticos simples resulta fundamental en una economía de consumo y en una cultura altamente tecnológica. La aritmética, los cálculos (fracciones, decimales, porcentajes), las medidas (espacio, tiempo, peso) y el razonamiento lógico son habilidades básicas.

Los individuos con un trastorno del cálculo (Tabla 2) presentan dificultades en aprender a contar, hacer cálculos matemáticos simples, definir grupos de objetos y en el pensamiento espacial (derecha-izquierda, arriba-abajo, este-oeste). Los déficit pueden observarse en la copia de formas, memoria matemática, número y procesos secuenciales y en nombrar conceptos matemáticos y operaciones (Hales y Yudofsky, 2000).

Tabla 2: Criterios diagnósticos del Trastorno del Cálculo (DSM-IV-TR)

Algunos problemas de lectura y escritura van asociados con el trastorno del cálculo. Los factores que producen un desarrollo académico lento incluyen estados neurológicos, genéticos, psicológicos, socioeconómicos y las experiencias del aprendizaje. El trastorno del cálculo está definido para designar no individuos que son simplemente estudiante lentos o que tienen pocas oportunidades educacionales, sino individuos con una anomalía neurocortical o psiquiátrica específica.

Normalmente, no se puede demostrar una lesión en el hemisferio dominante en el trastorno del cálculo, pero pueden ponerse de manifiesto déficit neuropsicológicos en la manipulación de los números, las relaciones espaciales y el razonamiento matemático. Pueden observarse tantos déficit verbales (secuenciales) como déficit visoespaciales, por lo que puede existir una disfunción hemisférica bilateral. También se han propuesto mecanismos subcorticales.

Entre las complicaciones psicológicas se incluyen: baja autoestima y síntomas por trastornos de conductas perturbadoras. La evaluación de este trastorno específico del desarrollo comprende una valoración psiquiátrica (trastornos por conducta perturbadora, retraso mental, y otros trastornos del aprendizaje), neurológica, cognitiva (CI, pruebas psicológicas, pruebas neuropsicológicas y pruebas de rendimiento educativo) y social.

El tratamiento implica una educación especial, con una evaluación inicial y el subsiguiente control de la necesidad de intervención psiquiátrica y neurológica. Las habilidades matemáticas de un alumno normal de quinto o sexto curso son suficientes para los requerimientos prácticos de la vida de cualquier adulto, aunque el déficit social y no verbal concomitante que acompañan al trastorno del cálculo pueden ser más duraderos y significativos.

Trastorno de la expresión escrita

Este trastorno no está bien caracterizado en la literatura psiquiátrica, y los aspectos psiquiátricos de la valoración y tratamiento no están bien desarrollados.

Son características las dificultades en la ortografía, la gramática, la construcción de frases y párrafos, la estructura organizacional, y la puntuación. Aunque no necesariamente, el contenido ideacional y la abstracción intelectual pueden estar limitadas (Tabla 3).

Tabla 3: Criterios diagnósticos de la Expresión escrita (DSM-IV-TR)

Entre los síntomas se incluye lentitud al escribir y producción baja, ilegibilidad, rotaciones de letras, búsqueda de palabras y errores sintácticos, borrones, rectificaciones, errores de espacios y puntuación, y problemas de ortografía. Estos déficit pueden ser el resultado de problemas subyacentes con la función grafomotora (control de la mano y el lápiz), funciones motoras finas y visomotoras, atención, memoria, formación y organización del concepto (prioridades y fluidez), así como de la función del lenguaje expresivo.

Resulta posible una terapia curativa genuina, con intervenciones educativas consistentes en formatos alternativos de escritura y habilidades de construcción

Trastorno del aprendizaje no especificado

En esta categoría la DSM-IV-TR incluye los trastornos que no cumplen los criterios de cualquier trastorno especificado anteriormente. Esta categoría puede referirse a deficiencias observadas en las tres áreas (lectura, cálculo y expresión escrita) que interfieran significativamente el rendimiento académico aún cuando el rendimiento en las pruebas que evalúan cada una de las habilidades individuales, no se sitúe sustancialmente por debajo de lo esperado, teniendo en cuenta la edad de la persona, su CI y la enseñanza propia de su edad.


BIBLIOGRAFIA


Sylvia Farnham-Diggory. El Aprendizaje Escolar. Ediciones Morata, 1996 
Relloso, Gerardo (2007). Departamento de Producción de Colegial Bolivariana, C. A. ed. Psicología. Caracas, Venezuela: Colegial Bolivariana, C. A. pp. 121
José Antonio Marina. El aprendizaje de la sabiduría. Editorial Ariel, 2009
García de Zelaya Beatriz y Arce de Wantland Silvya, Problemas de Aprendizaje, Editorial Piedra Santa S. A. Guatemala C.A., paginas 28-55
D. Mercer Cecil, Dificultades de Aprendizaje 1, Ediciones ceac S.A., Barcelona España, paginas 40 – 46, 54, 114, 127
Tortota, G. y Anagnostakos, N. (1998). Principios de anatomía y fisiología. Harla: México D.F.
Olortegui, F. (2000). Psicología del aprendizaje. San Marcos: Lima
Neil R. Carloson. (1996). Fundamentos de la psicología fisiología. Prentice-Hall Hispanoamericana: México D.F.
Dobato, J., Hernández-Laín, A. y Caminero, A. (2007). Acalculia. Bases neurológicas, evaluación  y trastornos. Unidad de Neurología del Hospital Nuestra Señora de Sonsoles - Avila. España.
Bausela, E. (2004). Evaluación neuropsicológica; trastornos por déficit de  atención y dificultades específicas de aprendizaje. Educación y futuro digital
Beteta, E. (1999). La psicofisiología y el desarrollo de la psicología clínica. Revista Psicológica (Año III Nº 5 Septiembre 1999). UNMSM: Lima

En internet:

OMS. Manual de Diagnostico “DSM – IV TR”. Trastorno de inicio en la infancia, la niñez o la adolescencia - Nº 4: Patologías. www.psicobiologia.net
Neurología y Aprendizaje. (2007). Las leyes del cerebro y el aprendizaje. http://www.elistas.net/lista/nya3/archivo/msg/26/
Familia y Comunidad. (2007). Guía de profesionales: Cuándo consultar al especialista. http://www.colombiaaprende.edu.co/html/familia/1597/article-71064.html

Barreda, P. (2007). Introducción a la Neurología Infantil. www.pediatraldia.cl

Arranz, L. (2007). Las dificultades de aprendizaje. www.Psicoterapeutas.com

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...